El retinol y las regulaciones de la Unión Europea: ¿Deberíamos dejar de utilizarlo?

El retinol y las regulaciones de la Unión Europea: ¿Deberíamos dejar de utilizarlo?

El retinol es la sustancia de moda en estos últimos años, todo el mundo habla de él, y no por nada, pues su uso tiene muchísimos beneficios para la piel, y por tanto para muchos, forma ya parte de su rutina de cuidado de la piel diario. Además, la industria de cosmética e influencers lo han popularizado aún más, hablando de sus numerosos beneficios, pero… ¿Acaso sabemos si un uso continuo, y sin ningún tipo de control, puede traer consecuencias negativas? Esto es lo que se plantea la Unión Europea, y es por eso que se está hablando de regular esta sustancia tan de moda.

¿Qué es el retinol exactamente?

El retinol es una molécula derivada de la vitamina A. La vitamina A es la denominación genérica de los retinoides naturales o sintéticos que existen en el organismo bajo diferentes formas. Así, la vitamina A en forma de activo cosmético es lo que da como resultado el retinol. Al retinol se le asocian muchas virtudes, como efecto antiedad, resalta la capacidad de estimular la producción de colágeno y la disminución de la síntesis de melanina que posibilita un cutis más homogéneo, también mejora las arrugas finas y profundas, entre otras propiedades.

Otros beneficios de los cosméticos con retinol son:

  • Efectividad contra las manchas solares y otros tipos de hiperpigmentaciones.
  • Disminuyen las líneas de expresión.
  • Suavizan las marcas residuales. Por ejemplo, del acné.
  • Estimulan la formación de colágeno, elastina y ácido hialurónico: esto hace que mejore la firmeza, la elasticidad y la hidratación de la piel.
  • Regulan la producción de grasa.
  • Potencian el recambio epidérmico: eliminan células muertas, mejoran la textura cutánea y disminuyen el tamaño de los poros.
  • Incluso algunos estudios demuestran que es beneficios para combatir la celulitis.

Como veis, la lista es interminable, lo cual evidentemente ha favorecido a una popularización masiva: un uso excesivo de este compuesto en productos de cosmética. El problema de este uso generalizado, como hemos mencionado anteriormente, es que no hay ningún tipo de control sobre él, sobre su uso diario y sobre los posibles efectos adversos que podría traer, por todo esto, la Unión Europea se ha planteado la necesidad de regularlo.

Pero, ¿Qué propone exactamente la Unión Europea sobre el retinol?

La propuesta es limitar la concentración de sustancias derivadas de la vitamina A, como el retinol, en un 0,3% en cosmética facial con o sin enjuague (limpiadores, sérums o cremas) y un 0,05% en fórmulas corporales. Como vemos se trata de una limitación, no se prohíbe ni se retira. El motivo es que “la exposición general de la población a la vitamina A podría exceder el nivel máximo de ingesta establecido por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)”, aunque esto no significa que sea tóxico ni peligroso.

La Biblioteca Nacional de Medicina explica también que los problemas de la vitamina A pueden venir por vía tópica u oral y señala que un efecto adverso común del retinoide tópico aplicado sin control es la irritación de la piel en forma de eritema y descamación, así como irritación cutánea, dolor y calor local, sensación de quemazón, dermatitis de contacto o prurito.

Como vemos, como todo en esta vida: el exceso puede tener reacciones adversas, es por esto que es necesaria una regulación de su uso, pero…

¿Existe alguna alternativa al retinol?

La respuesta es sí, el bakuchiol. Es un ingrediente natural derivado de las semillas de la planta Psoralea corylifolia, conocida como babchi. Se presenta como una alternativa más suave al retinol para el cuidado de la piel, ya que posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias similares a las del retinol, pero sin los posibles efectos secundarios como la irritación y la sensibilidad al sol. Además, el bakuchiol es apto para todo tipo de pieles, incluyendo las más sensibles, lo que lo hace una opción atractiva para quienes buscan los beneficios antienvejecimiento del retinol sin sus desventajas.

Los estudios han demostrado que el bakuchiol puede ayudar a estimular la producción de colágeno, mejorar la textura y el tono de la piel, y reducir la aparición de líneas finas y arrugas. También tiene propiedades antibacterianas que pueden ayudar a tratar el acné. Aunque el bakuchiol es un ingrediente relativamente nuevo en la industria del cuidado de la piel, su popularidad ha crecido rápidamente debido a sus beneficios comprobados y a su origen natural, lo que lo convierte en una excelente alternativa para quienes buscan una opción más suave y respetuosa con la piel.

Nuestro Ideal-Age Cherry Sérum, contiene una alta concentración de bakuchiol, es por eso que se convierte en el aliado perfecto a la hora combatir con los signos de la edad, mejorar hiperpigmentaciones y pieles con acné. Si aún no has probado el bakuchiol, es el momento perfecto para hacerlo.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.